Gringa: el mejor bocadillo de pollo frito de Barcelona

Al grano. Ya tardas en ir a probar el bocadillo de pollo frito del restaurante Gringa. De los mejores que comerás este año. Palabra. Pollo de corral rebozado, queso cheddar, col lombarda en lima, pepinillos y salsa chipotle y miel, todo ello en un bun (pan de brioche) que hornean a diario y que lo aguanta todo sin romperse. Bonito no sé si es, pero sabroso, rico y adictivo ya te digo que sí.

Te podría contar que Gringa es un restaurante que está en el Raval y que prepara comida callejera del sur de California, como tacos (de cerdo a baja temperatura, de bacalao frito, vegetal y de pollo, todos ellos en tortitas elaboradas por ellos mismos). Como jalapeños. Como burgers (siempre con pan de brioche). Como nachos.

Pero ya te digo que aquí, por encima de todo, está ese bocadillo de pollo frito con un picante que abrasa lo justo. Te dan ganas de arrodillarte ante él y acto seguido levantarte y dirigirte al aeropuerto rumbo a Los Ángeles.

Te podría contar que Gringa es como un food truck de los que encontrarías en cualquier festival, pero sin ruedas. Porque sus dueños son los de la camioneta Eureka Street Food, que comenzó a rodar en 2013 en citas del estilo del Primavera Sound, y de OpenMusic, que montan festivales en librerías y lavanderías.

Podría contarte también que su público es muy de Freedonia (justo al lado) y de la Sala Apolo (a pocos metros de ahí), por ejemplo. Acaso fan de máquinas de arcade como la que tienen en un rincón de este sencillo establecimiento que en días laborables solo abre por las noches.

Pero es que ese bocadillo… ¿De verdad tengo que explicarte otras cosas? Bueno, quizá que se le acerca el que probé recientemente en Doobop. O que tiran muy bien la cerveza. O que la michelada, el mojito, la margarita y los cócteles a base de mezcal están de vicio.

Pero yo quiero hablar de ese bocadillo de pollo frito que puedes pedir cualquier día y llega a la mesa con patatas fritas. Y que sábados y domingos aparece en la carta del brunch, que es cuando entonces lo acompañan con una ensalada de hoja de roble, canónigos y salsa ranch dressing (a base de mayonesa, buttermilk, ajo, cebolla, mostaza, cebollino, eneldo, sal y pimienta), además de las patatas fritas, y sin subir de precio (11,50 euros). O que puedes probarlo los martes, con motivo del Hip Hop Tuesdays, cuando un disc jockey pincha en directo y solo sirven hamburguesas.

Odio los sitios de los que sales con la ropa oliendo a comida. Sucede en Gringa porque la cocina está en medio del local. Pero, como en todo en la vida, siempre hay excepciones. Y con ese bocadillo de pollo frito, soy capaz de cualquier perdonar cualquier cosa. De hecho, salí de allí acercando la nariz a la camisa y aspirando con fuerza y gusto.

Gringa

Calle de la Lleialtat, 16. Barcelona.
Teléfono: 93 730 56 64.
Horarios: de lunes a viernes, de 19.00 a 00.00 horas; sábados y domingos, de 12.00 a 16.00 y de 19.00 a 00.00 horas.
Precio medio: 15-20 euros.

 

Mi ubicación
Cómo llegar

 

Ferran Imedio
Ferran Imedio

En los últimos dos años ha visitado más de 300 restaurantes, pero su colesterol sigue en niveles normales. Esta rareza sin explicación biológica le permite seguir escribiendo sobre gastronomía en El Periódico de Catalunya, donde antes fue responsable de la sección de Gente y ahora, de Cocina's de la revista 'On Barcelona'.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.