Lo que el D*na Restaurant 2021 nos dejó - Gastronomistas

Lo que el D*na Restaurant 2021 nos dejó

A la cuarta (edición) fue la vencida. Este 2021 hemos asistido POR FIN al festival D*na y nos ha impresionado sobremanera.

Ya no sólo por el solazo que lucía en este diciembre casi marzo en la capital de la Marina, sino por el espíritu emprendedor de cuantos organizan la cita, el talante divulgador de los ponentes, y la complicidad necesaria de quienes llenaban tanto las ‘gradas’ de los dos escenarios como las mesas de una treintena de restaurantes de Dénia.
Por éstos iba un D*na adaptado a las circunstancias de la pandemia.

Tras los cierres continuados de la Hostelería, el festival ha contado más que nunca con los restaurantes, que idearon fórmulas de degustación para sacar a relucir el producto autóctono.

Lo saboreamos y de qué manera en Casa Benjamín junto la mejor anfitriona de estas tierras, la sin igual Cuchita Lluch. Pero también en Pont Sec y Peix & Brases, que incluimos esta misma semana en nuestra quiniela de nuevas estrellas Michelin.

Quique Dacosta, profeta en su tierra

Junto al apoyo institucional, nos quedó claro enseguida que sin el chef Quique Dacosta como comisario gastronómico, D*na no sería posible.
No hubo ponente, más allá del que llegaba del extranjero, que no agradeciera a Dacosta su implicación para con el sector, pero también con Dénia como destino gastronómico.

La complicidad entre los distintos agentes implicados en este festival -productores, cocineros, restauradores e incluso presentadores- determina su solidez y afianza su continuidad.

Remar juntos por un mismo objetivo les ha llevado a albergar hoy uno de los mejores eventos gastronómicos del país. Y sí; hemos pisado unos cuantos…

Todas las ponencias del D*na pusieron en valor el territorio como espléndido proveedor de una despensa repleta de huerta, mar y montaña. Con el arroz DO Valencia como máximo estandarte y esta sentencia de Santos Ruiz como dogma: “Sin el producto local, la cocina tradicional es un lenguaje muerto”. Lo suscribimos.

Como también estamos de acuerdo con su afirmación acerca de la paella, “el plato más difícil de cocinar”, según dijo en el escenario al aire libre del centro histórico de Dénia.

Sobre el mismo, nuestra querida Begoña Rodrigo reconoció que apenas la cocina “porque ya hay muchísima gente que la hace mejor”.  Lo dudamos, si bien es cierto que en La Salita preferimos degustar su cocina de autora; dedicada y delicada a partes iguales.

Esa misma chispa de la Fanta naranja que utiliza para infusionar calabaza es la que caracteriza a esta mujer, una de las ponentes femeninas de este D*na.

 

Informalidad manifiesta

En el escenario Cuinant, Albert Adrià cocinó en público como no lo hacía en mucho tiempo. A partir de su libro Verduras a todo color (RBA) propuso recetas de mercado con productos de supermercado. “Tenemos que acercar nuestro trabajo de manera más informal. La cocina se tiene que banalizar porque ahora nos pasamos el día hablando en serio”, espetó entre las risas del público que siguió el paso a paso de su filigrana con cuatro champiñones.

Esa espontaneidad en el discurso sumada a la pasión con la que cada cabeza de cartel transmitió su trabajo nos pareció uno de los aspectos más destacables de este D*na.

Autenticidad y compromiso como constantes en cada ponencia.
Desde la de un Ricard Camarema abierto en canal; a la de un Quique Dacosta tan reivindicativo como motivador.
Desde un aleccionador Miquel Ruiz – “tiene más mérito comer bien en un pueblo perdido que en cualquier restaurante ‘estrellado’-; a la de un Kiko Moya ‘visceral’.

Ojalá ese fondo y sobre todo esas formas (de)mostradas en el último D*na abundaran también en otros escenarios gastronómicos.

 

 

 

Gastronomistas

Somos gastrónomos y periodistas. En una palabra: gastronomistas. Escribimos sobre gastronomía popular con lenguaje popular. Trabajamos en periódicos, en revistas de cocina y de tendencias, en plataformas digitales, en editoriales gastronómicas, en agencias de comunicación... Escribimos sobre restaurantes, cocineros, coctelerías, vinos, libros, recetas, exposiciones, rutas, viajes, hoteles con mesa y mantel… Nos gusta tanto comer y beber como contarlo.