Las alcachofas son, probablemente, las hortalizas más amadas por todo quisqui. Será por su sabor (tiene umami, como el jamón ibérico de bellota, por ejemplo), o porque es digestiva, o porque aporta muchos beneficios para la salud, o porque se puede cocinar de mil y una maneras. Josep Sucarrats explicó muy bien hace unos días por qué nos enamora tanto la alcachofa Prat. Y precisamente porque estamos enamorados de ella, hemos visitado tres restaurantes ubicados a un tiro de piedra de Barcelona que elaboran platos sobresalientes con la alcachofa Prat, la que se cultiva en el Parc Agrari del Baix Llobregat. Para anotar en la agenda a la de ya.

Viva

A 15 minutos en coche (no más) de la plaza de Espanya de Barcelona tienes Viva, el primer y único vegetariano de El Prat a pesar de que la ciudad tiene una de las huertas más grandes de Europa. Es un local moderno que destroza el tópico de que la cocina vegetariana (y el atmósfera que la envuelve) es aburrida. Ni de coña. En Viva, que casi parece un bar de copas por el ambiente, la música, la decoración (colorido, sofás, barra junto a la cocina abierta…) te divertirás con sus platos a base de alcachofa Prat, como la burger que rematan con bulgur y copos de avena y aliñan con mayonesa de wasabi y hierbas aromáticas, y el socarrat que sirven en una lata de caracoles con una fina capa de parmesano con romero y alcachofa. Este último ha estado en el menú de mediodía laborable, donde siempre hay al menos un plato con esta hortaliza (crema, huevos rotos…).

Pero no solo de alcachofas vive Viva. Los hermanos Isaac y Eva López también idean platos para compartir muy populares y tentadores como los dumplings de calçots a la brasa con salsa romesco (foto), el pad thai con noodles de arroz con tofu, huevo, brotes de soja, cacahuetes, pepino, sumac, tamarindo y lima, el risotto espárragos trigueros, ricotta, parmesano, trufa y pimienta… No se casan con ningún estilo, solo con el vegetarianismo.

Para beber, zumos naturales, cervezas artesanales, vinos naturales (algunos biodinámicos), vermut, cafés de especialidad y cócteles. El menú de mediodía laborable, con primero, segundo, postre, pan y bebida, cuesta 12,95 euros, igual que el menú Pizza (con una pizza a elegir entre dos, más una bebida, pan y postre). A la carta, la cuenta ronda los 20 euros.

Viva. Carretera de la platja, 16. El Prat de Llobregat. Teléfono: 93 605 98 01.

 

El Pou de la Beleta

Alberto Alguacil es uno de los chefs más destacados del Baix Llobregat. Ha pasado por Via Veneto, Can Fabes, Moo, Evo, Bravo y Coure, todos salvo el último distinguidos con estrellas Michelin. Por tanto, su dominio de la alcachofa, uno de los productos estrella del territorio en el que vive, es magistral. Lo ejerce desde El Pou de la Beleta, en el centro de Sant Boi de Llobregat, ciudad que reclama la calidad de su alcachofa (por lo visto era más comercial ponerle el ‘apellido’ de Prat que de Sant Boi). Pero no estamos aquí para alimentar las polémicas sino el estómago. Y con los mejores platos de alcachofas.

En su agradable restaurante, con una salita con chimenea y un patio interior, luce en una de las paredes la frase de uno de sus maestros, Santi Santamaria: “El cocinero es un artesano de la excelencia y esta se logra con el trabajo de cada día”. Y Alberto es un currante excelente que divierte con las láminas de alcachofa fritas, algo crujientes por fuera y tiernas y jugosas por dentro, y aderezadas con salsa Espinaler como si fueran patatas chip. Y que se luce con la aparente sencillez de la ensalada de alcachofas encurtidas, vinagreta de piñones, manzana y parmesano (ese plato que crees que podrías hacer en casa pero que jamás te saldrá igual). Y que sorprende sacando una cerveza pale ale llamada Carxofa que le hacen Brewers Brothers y que, claro está, lleva alcachofa.

Pero de los fogones de El Pou de la Beleta salen muchos otros platos de mercado más que notables. Me refiero a la raya en suquet con guisantes de Sant Boi, a las habitas del Parc Agrari con chipirones, butifarra negra y blanca, orujo de hierbas y menta (un plato con el que disfrutaría Santamaria), y -¡pónganse en pie!- al sen-sa-cio-nal (repito, sen-sa-cio-nal) pollo DO Penedés a la catalana que hace a su manera.

Hay tres menús: de mediodía laborable (13,50 €), ejecutivo (28 €) y degustación (40 €). A la carta, unos 35.

El Pou de la Beleta. Calle de Lluís Castells, 37. Sant Boi de Llobregat. Teléfono: 93 222 73 42.

 

Ermita de Brugués

Y quien quiera alcachofas en la que probablemente sea su versión más tradicional, es decir, a la brasa, que dirija sus pasos a Ermita de Brugués, en la carretera que sube de Gavà a Begues. Solo trabajan con alcachofa Prat porque saben de su calidad. Son tan fieles a ella que si se les acaban no las buscan de otro tipo. El secreto de su enorme éxito es la sencillez con la que las cocinan: las condimentan con sal, aceite de oliva virgen extra, pimienta negra, ajo y perejil recién cortado, y a continuación las cuecen en un horno de leña Josper; después, las rematan a la brasa. “Estas alcachofas son tan buenas que no hacen falta grandes inventos”, reivindica David Cartoixà, el chef de la casa.

Lo mismo habría que decir del resto de su carta porque Ermita de Brugués tiene un asador de leña en el que preparan carnes (se te hará de noche leyendo la inmensa variedad que tienen en la carta), caracoles y calçots. Son sus hits, que puedes probar gozando de unas vistas de órdago sobre el mar.

Es el típico restaurante de toda la vida que gusta a cualquier miembro de la familia (tiene menú infantil). Pero, a pesar de lo tradicional de su oferta gastronómica, Cartoixà es un tipo inquieto que se formó en la Escuela de Hostelería Hofmann y que siempre intenta dar un plus a sus platos, como hace con el cabrito, que cocina al vacío durante 12 horas a 70 grados y acaba en la brasa para conseguir una textura que derrite los paladares.

Ermita de Brugués. Carrtera de Gavà a Begues, km. 4,600. Gavà. Teléfono: 93 662 26 82.

Ferran Imedio
Ferran Imedio

En los últimos dos años ha visitado más de 300 restaurantes, pero su colesterol sigue en niveles normales. Esta rareza sin explicación biológica le permite seguir escribiendo sobre gastronomía en El Periódico de Catalunya, donde antes fue responsable de la sección de Gente y ahora, de Cocina's de la revista 'On Barcelona'.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

PARTNER

imagen

Partner
imagen
Suscríbete a nuestra newsletter