Rikos: pollo a la brasa bueno, bonito, barato y peruano
Barcelona Comer

Rikos: pollo a la brasa bueno, bonito, barato y peruano

Perú es un destino que me llama mucho la atención, entre otras cosas por su gastronomía. Pero no me llega el presupuesto para cruzar el Atlántico y plantarme a los pies del Machu Picchu. Por suerte tengo consuelo: Barcelona cuenta con muy buenos restaurantes peruanos. Ají, Leche de tigre, Yakumanka… y el popular Rikos, con cinco locales y que pertenece a un grupo de restauración en el que también figuran Ceviche 103, Nikkei 103 y La Turuleca.

Digo popular porque lo es, y mucho, para los peruanos que viven en la ciudad, que conocen de sobra su muy asequible, variada y auténtica carta, en la que el rey es el pollo a la brasa… peruano.

Ambiente animado en el colorido comedor de Rikos.

Sabedor de la inminente sexta apertura, en la Meridiana a la altura de Navas, me asomo al restaurante de Roger de Llúria, 54, para entender el por qué de su éxito. Un mediodía cualquiera de agosto, ni Dios por la calle y el local, a reventar. El comedor amplio y colorido y música tradicional del país transmiten muy buena onda a la gente. Pero sobre todo esos platos generosos cargados de sabor.

Para mirar la refulgente salsa de las patatas a la huancaína mejor ponerse gafas de sol.

Me ofrecieron acompañarlos con Inka Cola, que en Perú es el refresco carbonatado más vendido que la Coca-Cola, de color amarillento y sabor como de chicle de limón, pero yo soy más de cerveza, así que aseguré el tiro y pedí una Estrella Damm. Buena elección, como los platos que probé.

El ceviche de corvina de Rikos es tan ácido y tan picante como espera cualquier peruano.

Comencé con patatas a la huancaína, una salsa que pide pan y con un amarillo tan refulgente que necesitas ponerte gafas de sol para mirarla. Seguí con yuca frita también con salsa huancaína y un ceviche de corvina con el ácido y el picante que puede esperar cualquier peruano en su país.

Mostrito, un combo de generosísimas cantidades: pollo a la brasa, arroz chufa, patatas fritas y ensalada.

Y rematé -o me remataron porque ya había comido demasiado- con un mostrito, que es un combo que lleva un cuarto de pollo a la brasa tierno y jugoso, arroz chaufa (con verduritas al wok), patatas fritas y ensalada. Todo ello se puede aderezar con salsa de ají amarillo o salsa huacatay (lleva cilantro). No busques el mostrito en la carta porque no lo encontrarás, pero los peruanos que frecuentan el local saben que si lo pides te lo sirven. Vale la pena.

Me gusta Rikos. Por precio (el menú de mediodía cuesta 10,90 € con bebida y el precio medio ronda los 18-20), por horario (ininterrumpido de 12.30 a 23.30), por cantidad y calidad, por ambiente, por autenticidad… Sin duda, un restaurante a tener en cuenta. Muy rico el Rikos.

Pollos Rikos

Barcelona: Roger de Llúria, 54 y Sugranyes, 6.

Santa Coloma de Gramenet: avenida de Santa Coloma, 1-5.

Esplugues de Llobregat: Hierbabuena, 43.

Cornellà de Llobregat: Bruc, 7.

Horario: de 12.30 a 23.30 horas.

www.pollosrikos.com

Ferran Imedio

En los últimos dos años ha visitado más de 300 restaurantes, pero su colesterol sigue en niveles normales. Esta rareza sin explicación biológica le permite seguir escribiendo sobre gastronomía en 'Cata Mayor', el canal especializado de 'El Periódico de Catalunya', y en 'On Barcelona', la sección de ocio del mismo diario. Antes, había sido responsable de la sección de Gente, donde ya contaba qué se cocía y qué se comía por ahí.

PARTNER:
Recibe nuestras novedades cada jueves en tu buzón, sobre bla bla bla.

    He leído y acepto la política de privacidad