Seis vinos gallegos top más allá de los de siempre

Seis vinos gallegos top más allá de los de siempre

Más allá de esos albariños ultraconocidos que a todos nos vienen a la cabeza cuando pensamos en vinos gallegos, frecuentes en las cartas de restaurantes de todo el país, Galicia cuenta con grandes vinos, muchos de ellos sorprendentes, de sus cinco D.O.: Rías Baixas, Ribeiro, Ribeira Sacra, Valdeorras y Monterrei.

Para profundizar en las características de los vinos de Galicia, una región que ha visto crecer exponencialmente la cultura vinícola entre su población y donde bodegas de siempre y otras nuevas demuestran día a día que están haciendo las cosas muy bien, hemos hablado con Miguel Conde, jefe de sala y sumiller del restaurante Casa Nené, en el municipio de  Arzúa (La Coruña). Este restaurante, ubicado en un enclave privilegiado, en pleno casco histórico de un pueblo que es punto neurálgico del Camino de Santiago, ofrece una cocina arraigada en la tradición gallega y salpicada de elementos contemporáneos que dan lugar a una propuesta singular.

Aquí encontraremos desde un pulpo a la plancha con parmentier de patata, salsa verde y ajada a una carrillera de vaca vieja a baja temperatura en su jugo con reducción de Mencía, así como su popular hamburguesa de Galo Celta o, como entrante, los palitos de Arzúa con mermelada de pimiento rojo. El local, una antigua casita rehabilitada que mantiene en buena parte sus elementos originales, es una monada, ideal para degustar una cocina que mira a Galicia y al mundo, al pasado y al futuro.

Pero a lo que vamos. En Casa Nené cuidan como oro su carta de vinos, en la que encontramos alrededor de unas 60 propuestas de vinos internacionales (fuera de carta ni hablamos de lo que esconde su bodega), con una apuesta clara por los vinos gallegos de bodegas singulares. De entre todos ellos, Conde ha hecho una selección de seis de los que más le enamoran, todos ellos asequibles por un máximo de 20 € y buenos ejemplos del gran estado de salud en que se encuentra la viticultura gallega. Comenzamos:

Leirana 2020, de Forjas do Salnés (D.O. Rias Baixas)

Este monovarietal albariño refleja como pocos el espíritu de la D.O. Rias Baixas, una de las más reconocidas del territorio. «Una de las obsesiones del enólogo Rodri Méndez, que abrió la bodega en 2005 pero hasta varios años más tarde no empezó a elaborar él solo, sino de la mano de Raúl Pérez de El Bierzo, es que sus vinos envejezcan muy bien. Es una de las principales características de este albariño singular, que viene muy marcado de acidez en esta añada de 2020 que es una maravilla», explica Conde.

«Leirana es un vino que tiene una salinidad muy característica y no es para menos: en Meaño, en el valle de O Salnés, tienes el mar batiendo contra la costa y eso tiene que reflejarse por fuerza en el vino», explica el sumiller, que define este Leirana como un vino vibrante y transversal, muy redondo y fácil de beber pero a la vez profundo y rico en matices.

PVP 15,90 €

Albamar 2020, de Bodegas Albamar (D.O. Rias Baixas)

Vamos con otro albariño, en este caso de perfil bastante parecido al anterior: un monovarietal que condensa la esencia de la D.O. Rías Baixas (una zona hermosísima, por cierto, que si no conocemos conviene descubrir cuanto antes y no perderse su oferta enogastronómica). «Las parcelas de Albamar están situadas en Castredo, en la costa, hasta tal punto que acaba la finca y está directamente el agua del mar, ni siquiera hay playa. Es un lugar increíble, que da lugar a un vino muy salino, afiladiño, con una añada 2020 que nos tiene enamorados a todos los que trabajamos en restauración», continúa Conde. De nuevo estamos ante un vino que envejece estupendamente: «Podemos guardarlo hasta 10 años».

PVP. 12,90 €

Eidos Ermos 2019, de Bodegas Luis Anxo Rodríguez (D.O. Ribeiro)

El tercer blanco de la selección es este Eidos Ermos de la Bodega Luis Anxo Rodríguez, según Conde «probablemente el mejor elaborador de vinos de Galicia». Es un blanco fresco, afrutado, que pertenece a la D.O. Ribeiro, una de las más maltratadas en el imaginario colectivo y que, sin embargo, cuenta con una serie de bodegas que conviene reivindicar. «El Ribeiro ha sido tradicionalmente el típico vino de batalla, de taza, fruto de un cúmulo de malas decisiones por parte de los productores, más concienciados en algunos momentos en producir barato que en la calidad», explica Conde, quien recuerda que, sin embargo, es la tercera D.O. más antigua de España y que «ya solo con Luis Anxo y otros muchos que vienen detrás esta idea se debería erradicar, porque actualmente se están haciendo cosas fantásticas».

Este blanco accesible y envolvente es una mezcla de Treixadura (variedad típica de la D.O. Ribeiro), Torrontés, Lado y Albariño, con ocho meses de crianza en inox.

PVP. 12,90 €.

Candea 2016, de Quinta da Muradella (D.O. Monterrei)

La D.O. underground de entre todas las gallegas es, sin duda, Monterrei, probablemente la menos conocida y un lugar del que salen maravillas como este Candea 2016, un vino que, como los anteriores, refleja a la perfección la esencia de su territorio, Ourense. «Aquí encontramos desde Garnacha Tintorera, Bastardo, Mencía, Gran Negro, Mouratón y Arauxa (Tempranillo), con una pequeña crianza en cemento y acero inoxidable», señala Conde. Estamos ante un vino fresco y complejo, muy agradable, que responde a la obsesión de su elaborador, José Luis Mateo, por recuperar variedades autóctonas en las 14 hectáreas de su finca. «Pese a lo que mucha gente sigue pensando todavía hoy, este tinto marida muy bien con  con pescados«, explica Miguel Conde.

PVP: 10 €

Guímaro 2020, de Adegas Guímaro (D.O Ribeira Sacra)

Adegas Guímaro es probablemente la bodega más importante de Galicia, que tiene en este Guímaro 2020 uno de sus vinos más fáciles y accesibles, pero no por ello menos interesantes. «Estamos ante un Mencía clásico, frutal, de trago fácil, sin complejidades, para disfrutar en cualquier momento. Tiene apenas cuatro meses de barrica y el resto del envejecimiento se ha hecho en botella. Es un gran vino de una bodega estandarte, con una añada 2020, que ha salido hace apenas un par de meses, que merece mucho la pena. Es un clásico», explica Conde.

PVP. 9 €.

A Seara Castes Tintas 2019, de Bodega Iria Otero (D.O. Ribeiro)

«La enóloga Iria Otero tiene una bodega en Leiro, en la zona más norte de Ribeiro, y este A Seara, que se elabora con Mencía, Brancellao y Caíño, expresa muy bien las virtudes de los Ribeiros tintos, que son vinos fáciles de beber, con graduaciones bajas, perfectos para maridar con una vaca vieja o una carrillera, por ejemplo», explica Conde. Esta añada 2019 de A Seara es un vino «sin crianza en madera, perfecto para días calurosos, muy frutal, sabroso y perfecto para disfrutar en cualquier momento», explica Conde, quien sentencia: «tengo debilidad por el trabajo de Iria Otero».

PVP: 16 €.

Laura Conde

Como directora de la revista Guía del Ocio BCN se recorrió gran parte de restaurantes de Barcelona y escribió sobre ellos durante siete años. Es autora del libro ‘La felicidad en una croqueta’ (Now Books, 2014) y de 'Hecho en casa' (Now Books, 2015). En la actualidad escribe y habla, las dos cosas que más le gusta hacer además de comer, en diversos medios.