Siete terrazas perfectas para una cena al fresco en Barcelona

Siete terrazas perfectas para una cena al fresco en Barcelona

Aquí van siete propuestas diferentes para disfrutar de cenas al aire libre en esta calurosa Barcelona de julio. Desde los clásicos a los pop up o los locales de espíritu más contemporáneo: ¿cuál es el tuyo?

Asador de Aranda

Larga vida a esos clásicos que han marcado la historia de Barcelona y siguen siendo templos de referencia en una ciudad en la que parece imperar el cosmopolitismo, algo impersonal en más ocasiones de las que nos gustaría. El bonito jardín de este restaurante de Avinguda del Tibidabo es ese lugar fresquito y agradable en el que reservar mesa al aire libre y plantarnos ante, pongamos por caso, un buen cordero lechal.

En el Asador de Aranda, un local con solera que cuenta con salones privados y servicio de aparcacoches, basan su cocina en ofrecer al comensal la mejor carne, procedente de los mejores animales criados en libertad de forma ética y sostenible, con un sistema de producción basado en el respeto a la naturaleza y cocinada con pocos artificios. Una fórmula ganadora, sin duda, que lleva años dando de comer a los barceloneses en los diferentes Asador de Aranda que encontramos en la ciudad.

Y si queremos disfrutar de los encantos de este establecimiento pero nos pilla un poco a contrapié subir a la zona alta, tienen desde hace poco un hermano pequeño en el Paral·lel, igual de solvente pero, como manda la zona, también un pelín más canalla.

terrazas_barcelona_asador_de_aranda

Asador de Aranda. Avda. Tibidabo, 31.

Varela

Que el mítico Casa Varela de la Plaza Molina se llame ahora Varela no cambia ni un ápice la esencia que vio nacer a este local imprescindible en la zona desde hace décadas: ofrecer una cocina de mercado honesta y trabajada, que satisfaga todos los paladares y que haga bandera del buen producto sin enredarse en filigranas creativas.

Así es este local que aglutina a padres, abuelos e hijos, a comidas de empresa, a cenas de pareja y a comensales solitarios que no pueden resistirse a algunos de sus platos emblemáticos: ahí están los macarrones con pluma ibérica (que van a pasar en breve a formar parte de un ranking de macarrones que estamos preparando), un rico arroz con butifarra, las croquetas (muy buenas), el tataki de atún y así una sucesión de platos que demuestran que se necesita poco más que un gran pulso y el recetario de toda la vida para elaborar una propuesta ganadora.

Y es que Varela respira por todos los rincones el talante de su propietario y creador, José Varela, hijo de hosteleros gallegos que enarbola una militancia convencida hacia la cocina tradicional y hacia la necesidad de huir de ciertos discursos huecos que, por desgracia, encontramos en muchas ocasiones en el panorama gastronómico local. Su terraza en plena Plaza Molina nos gusta tanto como la de su restaurante hermano, La Xarxa, ubicado a pocos metros y uno de nuestros preferidos de la ciudad.

Varela. Pça Molina, 4.

Four Corners

Y de la Barcelona de siempre a la de ahora. Porque es difícil ser más contemporáneo, más representativo de una época y un lugar, que el flamante Hoxton, el hotel recién abierto en Glòries que, sin comerlo ni beberlo, ha creado una receta milagrosa que reúne a jóvenes (y no tan jóvenes) ávidos de diseño, copas y una gastronomía contundente y absolutamente hipster.

Como lo son las pizzas al estilo Detroit que nos sirven en su restaurante Four Corners, un espacio de exquisito interiorismo de inspiración setentera, alegre y luminoso, que cuenta también con una tranquila terraza al ladito de la Plaça de les Glòries perfecta para las noches de verano.

¿Qué encontramos en Four Corners? Pizzas al estilo Detroit, de masa alta y gruesa, acompañada de los más diversos ingredientes. Nosotros nos decantamos por una maravilla de la naturaleza llamada Pistacchio Mortadela (con mortadela italiana, mozzarella, burrata y pesto de pistacho), que compitió duramente con la Vodka Meatball (con cheddar, mozzarella, albóndigas, salsa de vodka y parmesano).

Encontramos también una interesante oferta de cócteles y de vinos naturales, además de entrantes como los imprescindibles fingers de mozzarella, tablas de embutido italiano, ensaladas y más. ¿Nuestra recomendación? Ir en grupo y tratar de probar un poco de todo lo que ofrece su carta, tanto en materia de pizzas como de entrantes.

Pero si vamos a Four Corners y estamos tan a gustito en su terraza que nos quedamos con ganas de más, nada mejor que atravesar su lobby de diseño, siempre ambientado y cool, coger el ascensor y dirigir nuestros pasos a su azotea Tope, donde también podremos disfrutar de una carta de picoteo y de cócteles para todos los gustos con espectaculares vistas a la ciudad. Que no se la queden los guiris.

Four Corners. The Hoxton. Avda. Diagonal, 205.

Grec al Sec

No es un restaurante, ni un bar, pero sí uno de los espacios de referencia en el verano barcelonés gracias a su excelente ubicación en la Plaça Margarida Xirgu de Poble-Sec y también por la variedad y eclecticismo de su oferta gastronómica.

En Grec al Sec encontramos un total de 14 restaurantes ubicados en esta plaza icónica, hasta que acabe el festival Grec el 23 de julio. Ya lo contábamos en esta pieza y lo repetimora ahora: Grec al Sec es una buena opción para probar cositas diferentes en un escenario tan especial como es esa plaza rodeada de teatros (el Mercat de les Flors a un lado, el Lliure a otro y el Institut del Teatre en el otro). Ojo, porque solo abren de miércoles a domingo en horario de tardes.

 

Grec al Sec. Plaça Margarida Xirgu, s/n.

Farm to Table

No nos movemos de la zona, pero tendremos que seguir caminando hacia Montjuïc para subir las escaleras que nos conducen a los Jardins del Grec y ocupar mesa en Farm to Table, un restaurante efímero que la gente de Casa Xica ha montado estos días en Montjuïc con motivo del Festival Grec.

Hay mil razones para visitar Farm to Table, abierto en dos horarios diferentes en los días que haya espectáculo (a las 20 h si tenemos entrada al Grec y a las 22 h para el público general). Por un lado, el espacio, el evocador jardín repleto de árboles y vegetación que rodea el Teatre Grec, un escenario perfecto para enmarcar una experiencia gastronómica difícil de olvidar. Y por el otro, por supuesto, la buena mano de los chicos de Casa Xica, el restaurante cercano de fusión asiático-mediterránea cuya visita resulta siempre un acierto.

En esta ocasión, Casa Xica apuesta por un concepto diferente: presentar productos de gran calidad, sin apenas manipular, que llegan prácticamente directos de la granja a la mesa para dar lugar a una propuesta ligera y accesible, de fácil digestión para las noches calurosas de verano, que por suerte son mucho más llevaderas al fresco de Montjuïc.

Farm to Table. Teatre Grec. Passeig de Sta. Madrona, 38

Bar Alegría

Hay muchos motivos por los que nos gusta The Barcelona Edition, el hotel ubicado a los pies del Mercat de Santa Caterina desde cuyo rooftop se ve en emblemático techo de Benedetta Tagliabue.

Nos gusta su localización, claro, tocando el Born, y su Bar Veraz, que ofrece una solvente cocina de mercado y copas para todos los gustos y talantes. Nos gusta su azotea, glamourosa a rabiar, ideal para subir a tomar una copa en las noches de verano y aderezarla con alguna de las tapas de su escueta carta. Nos gusta también Cabaret, el llamado microclub en el que encontrar una amplia oferta de cócteles y una oferta musical diseñada con muy buen gusto, aunque también nos morimos por jugar una partida de billar en los sofisticados salones de su Punch Room.

Por si esto fuera poco, The Barcelona Edition nos ha hecho un regalo este verano que podemos disfrutar hasta finales de septiembre: acoge un pop up de Bar Alegría, el flamante bar de tapas de Sant Antoni que ahora se traslada al corazón de la Ribera.

Aquí encontramos tapas emblemáticas del cocinero Tomàs Abellan, desde su tortilla de patatas (imprescindible) hasta la ensaladilla rusa, en bikini o un meloso de ternera que se deshace en la boca y que demuestra el buen hacer de un chef que está deslumbrando al personal también en Casa Luz y Savia, otros dos de sus locales en Barcelona.

Bar Alegría. The Barcelona Edition. Avda. Francesc Cambó, 14.

Sta.Fe

Y de la efervescencia de Ciutat Vella nos vamos a la tranquilidad de las calles de Sant Gervasi en verano, nada menos que para ocupar mesa en la terracita de Sta.Fe (que es una maravilla también en invierno, con sus estufas). Sta. Fe es una rara avis tanto en la zona como en Barcelona, un restaurante que no se parece a ningún otro y que basa su oferta en una propuesta de ssams coreanos (una especie de tacos de los más diversos ingredientes envueltos en una hoja de lechuga) y rolls de origen asiático, que se comen con las manos en un local que, sin embargo, destila elegancia por los cuatro costados.

Que nadie se llame a engaño: Sta.Fe no es un restaurante de cocina callejera, ni tan siquiera una propuesta informal. Es un elegante espacio de espíritu desenfadado y contemporáneo que, no obstante, destila ese ‘savoir faire’ de la zona que lo acoge, la  emblemática calle Santa Fe de Nou Mèxic.

No en vano, estos bocados asiáticos deliciosos se pueden combinar con una oferta de ostras y champán y con entrantes como el maravilloso tartar de tomate, que por méritos propios se ha convertido en una de las estrellas de una carta que nunca defrauda. Y por si Sta.Fe no fuese suficientemente sorprendente tienen también una carta de cócteles para maridar con sus platos o para hacer una parada a media tarde para reponer fuerzas. 

Sta. Fe. Santa Fe de Nou Mèxic, 18.

 

Laura Conde

Como directora de la revista Guía del Ocio BCN se recorrió gran parte de restaurantes de Barcelona y escribió sobre ellos durante siete años. Es autora del libro ‘La felicidad en una croqueta’ (Now Books, 2014) y de 'Hecho en casa' (Now Books, 2015). En la actualidad escribe y habla, las dos cosas que más le gusta hacer además de comer, en diversos medios.