No sé si Pulpín es bobo, pero desde luego que está bien rico en todas las variantes que prepara el restaurante que lleva su nombre: Bobo Pulpín, detrás de la catedral. Al simpático bicho, que tiene pinta de pirata de color azul, lo hacen viajar por China, Perú, Corea… y de ahí vuelve convertido en recetas de aquellos lares que sorprenden y divierten a la vez, lo que te descubre que hay tantos platos como brazos tiene el animal. Hay pulpo a feira, claro, y es de los mejores que he probado, cosa que legitima al restaurante a ir más allá. Y eso convierte esta pulpería en un local de lo más divertido.

 

entrada restaurante bobo pulpin gastronomistas.com

mapamundi restaurante bobo pulpin gastronomistas.com

figura bobo pulpin restaurante bobo pulpin gastronomistas.com

Yo lo disfruté hace unos días, además de otros platos de la carta, siempre desenfadados, igual que la decoración del local (peluches de Bobo Pulpín, mapamundi por donde ha viajado) y la presentación de cada plato (hay una pata de pulpo de cerámica con la que se  sirven los bocadillos peruanos). En todos los casos, el pulpo siempre está tierno, perfecto.

 

chicharron restaurante bobo pulpin gastronomistas.com

verduras restaurante bobo pulpin gastronomistas.com

Allí también aprendí que en Andalucía se comía el chicharrón de otra manera; en vez de frito, era una panceta adobada que enrolla un bastoncillo de pan. Y aplaudí excelente sencillez de las verduras de temporada: nabo, zanahoria, remolacha, rabanito, edamame, coliflor y tirabeque, que casi eran crudités con una sopa que llevaba aceite, vinagre de jerez, consomé de verduras y pimentón de La Vera.

 

esparragos restaurante bobo pulpin gastronomistas.com

ensalada burrata restaurante bobo pulpin gastronomistas.com

El espárrago blanco, que se deshacía en la boca, llevaba una mayonesa de ají picante y con un punto aromático gracias al cilantro. Las croquetas de jamón, algo alargadas, crujientes, con el punto cremoso justo, y la ensalada con burrata, tomate en conserva y rúcula dieron paso al festival del pulpo que llegó a continuación, que acompañé con unas cañas de Estrella Damm sin anhídrido carbónico añadido (se usa para conservar mejor la birra), por lo que era más cremosa y sabrosa.

 

pulpo de Corea restaurante bobo pulpin gastronomistas.com

Corea. Pulpo con kimchi y pepino. Para quienes amen el picante en su justa medida, nada agresivo pero muy presente en todo el paladar. Imagino que es pulpo inspirado en Corea del Sur porque el del Norte sería más ‘explosivo’ (chiste malo, malo).

 

pulpo chino restaurante bobo pulpin gastronomistas.com

China. Pulpo con cebollino chino, salsa agridulce y jengibre laminado. Curioso. Me pregunto qué dirán los chinos de este plato. Un día de estos llamaré a Bobo Pulpín para saber alguno lo ha comido… y opinado.

 

bocadillo peruano de pulpo restaurante bobo pulpin gastronomistas.com

Perú. Bocadillo de pan con salsa de sepia con pulpo frito, cebolla morada. pimiento rojo, salsa de cilantro y brotes de cilantro. Este bocata llega a la mesa servido en un divertida pata de pulpo de cerámica. El cilantro manda mucho. Me recuerda al bocadillo de calamares modernos como el de Albert Adrià en Bodega 1900.

 

pulpo a feira restaurante bobo pulpin gastronomistas.com

España. Pulpo a la gallega. Galicia es la patria chica de los hermanos Iglesias, propietarios del local y de otros exitosos locales como Casa de Tapas Cañota, Rías de Galicia, Espai Kru, además de su asociación con Adrià en Tickets, Pakta, Bodega 1900, Hoja Santa y Niño Viejo. Parafraseando a Gerard Piqué, “contigo empezó todo”. Primero fue el pulpo a la gallega y luego llegó Bobo Pulpín. Ideal, maravilloso, roza la perfección. No se entendería el resto de platos si este fallara; si haces el pulpo a feira bien puedes hacer lo que quieras con el cefalópodo. Y este no falla: un clásico impecable.

 

pulpo mexicano restaurante bobo pulpin gastronomistas.com

México. Pulpo con salsa de mole, salsa de tomatillo verde picante (mexicano, claro), cebolla salteada, brotes de cilantro y ají rojo y verde. Se come igual que un taco mexicano. Coges las tortillas de maíz (bastante gruesas, por cierto) y las llenas con lo que hay en la cazuelita. Un buen ejemplo de que maíz y pulpo pueden funcionar, aunque no me entusiasmó.

 

Bobo Pulpín

Calle Frenaria, 5. Barcelona.
Teléfono: 93 639 32 13.
Horarios: cada día, de 12.00 a 23.30 horas.
Precio medio: 25-30 euros.

 

Mi ubicación
Cómo llegar
Ferran Imedio
Ferran Imedio

En los últimos dos años ha visitado más de 300 restaurantes, pero su colesterol sigue en niveles normales. Esta rareza sin explicación biológica le permite seguir escribiendo sobre gastronomía en El Periódico de Catalunya, donde antes fue responsable de la sección de Gente y ahora, de Cocina's de la revista 'On Barcelona'.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

PARTNER

imagen

Partner
imagen
Suscríbete a nuestra newsletter