Entendemos por restaurantes de Kilómetro cero (Km. 0) todos aquellos que cocinan en su mayor parte con productos locales de temporada, adquiridos directamente, en buena medida, a productores de la zona. Catalunya cuenta con numerosas propuestas que tienen estas características, ya sean restaurantes km. 0 certificados por el movimiento Slow Food o todos aquellos que, sin tener la certificación, apuestan por una cocina de temporada y proximidad elaborada con productos locales, que no solo es m´ás sostenible sino que además contribuye a reforzar el tejido comercial local.

Dicen que el Km. 0 está en auge, y tal vez es cierto, puesto que en los últimos tiempos la conciencia del comensal a la hora de escoger los productos que consume, la atención a la trazabilidad y la preocupación por el medio ambiente ha hecho que la oferta de cocina de proximidad no pare de crecer.  Estos cinco restaurantes  son buenos ejemplos del boom del Km. 0, que, por suerte, ha llegado para quedarse.

Vinòmic (La Garriga)

En La Garriga, justo frente al Balneario Blancafort, encontramos este restaurante en que el cocinero Pau Gener y el somelier Aleix Garcia dan forma a una propuesta sencilla y evocadora, con una carta escueta que recoge los mejores productos de la zona y los convierte en platos de apariencia simple que son, en realidad, el fruto de muchas horas en los fogones.

Ir a Vinòmic es contagiarse de la pasión de su equipo por el producto de proximidad, de manera que podemos encontrar desde una pieza de ternera apenas conocida, procedente de un productor de la zona, un pescado de lonja o una ensalada con verduras de temporada y una vinagreta sublime. En materia de vinos, la filosofía es la misma: buenos vinos catalanes de pequeñas bodegas, con algunas propuestas naturales, de manera que podremos atrevernos tanto con maridajes arriesgados como con otros más convencionales.

Vinòmic. Banys, 60. La Garriga (Barcelona).
931 29 82 70

vinomic_restaurantes_km_0

El Mercader de l’Eixample (Barcelona)

Un sitio excelente para ocupar mesa en su terraza si andamos por las inmediaciones del Passeig de Gràcia es el siempre solvente El Mercader de L’Eixample, un local de tapas que cuenta con una de las terrazas más bonitas de la zona. Situado en el Passatge Mercader esquina con Mallorca, en una antigua casa con una coqueta terracita a pie de calle, este restaurante se basa en el producto km. 0 cocinado de forma sencilla, precisa y solvente.

Sus arroces son notables, aunque no hay que perderse sus albóndigas, el fricandó, el entrecot de Vilanova, unas croquetas riquísimas de jamón de bellota y otros platos más ligeros como las cigalas de la lonja de Barcelona o las anchoas de L’Escala. También nos gustan las cigalas con pollo eco o el popular canelón de marisco. Su hermano mayor, la hamburguesería El Filete Ruso, situada en Enric Granados, es también un buen lugar para parar a comer, un espacio muy agradable con idéntica filosofía.

El Mercader de l’Eixample.  Mallorca, 239. Barcelona.
932 72 07 05

 

mercader_eixample_km_0_restaurantes

Ca la Maria (Llagostera)

El cocinero Martí Rosàs dejó L’Hospitalet para liarse la manta a la cabeza, acondicionar una antigua masía, que por fortuna conserva gran parte de sus elementos originales, y convertirla en un restaurante que emana por cada rincón la filosofía del chef y de la encargada de sala y copropietaria Maria Hernández.

Producto de proximidad, que el propio Rosàs gestiona con productores de la zona, y una cocina delicada y moderna que va cambiando a medida que lo hacen las temporadas. Aquí reina el producto ecológico, el comercio justo, la pesca sostenible y la filosofía Slow Food, que se respira en cada rincón del coqueto espacio. Así pues, podemos encontrar desde unos pies de cerdo eco con espardenyes a unas croquetas de setas o unas lentejas con sepia, que podremos maridar con alguno de sus vinos sui generis, seleccionados con mimo y con la misma filosofía que impera en el resto de la carta. Entrar en Ca La Maria es hacerlo no solo en casa de sus propietarios , sino también en su particular imaginario, que no solo encierra una manera de entender la cocina, sino también el mundo.

Ca la Maria. Ctra. Llagostera – Sta. Cristina, km 9. Llagostera. Girona.
972 831 334

Ca la maria_ restaurantes_km_0

L’ Antic Molí (Ulldecona)

L’ Antic Molí es un lugar curioso, que a diferencia del resto de los que figuran en esta lista se permite huir de la cocina y maneras de hacer tradicionales y presenta una propuesta creativa y vanguardista, que ha le ha valido una estrella Michelin. Eso es lo que ocurre en su llamado Espai Gastronòmic, un sofisticado comedor donde el chef Vicent Guimerà propone un menú degustación largo que supone todo un derroche de técnica que da forma a una cocina vanguardista elaborada con productos de temporada. El restaurante, sin embargo, mantiene también el llamado Espai Bistrot, que ofrece día a día unas recetas más sencillas, comprometidas con el territorio, basadas igualmente el productos locales de temporada. Su menú de mediodía, a 16,50 €, es una gloria.

L’ Antic Molí. Carretera Ulldecona- La Sénia, Km. 10. Ulldecona, Tarragona.
977 57 08 93

 

l'antic moli

Bodega Tomàs (Sant Cugat del Vallès)

Su chef y propietario, Eduard Tomàs, la define como “bodega gastronómica” porque aquí no sólo puedes acercarte a por un vino, sino a comer de lo lindo. El cocinero sabe lo que se dice, sobre todo porque está al pie del fogón y decide y ejecuta toda la oferta de platos entre menú semanal y carta, que renueva según temporada.
El valor del producto autóctono y del culinario tradicional es algo que aprendió primero “de l’avi Miquel” y luego de su padre, quien aún borda los callos que son ya un clásico de esta casa. También su de-li-cio-so meloso de ternera, estofado a baja temperatura; y los guisantes rehogados con bacalao y butifarra negra que acaban de volver a sus Fuera de carta.

Antes de emprender con vistas al Monestir de Sant Cugat, Tomàs se formó en escuelas y restaurantes de prestigio, donde apreció también la influencia de otras cocinas. Ninguna le ha hecho renunciar a la suya; la que empieza por un buen pan con tomate y acaba con un flan de huevo o una crema catalana, ambos hechos en casa.

Además, ofrece servicio de take away y abre todos los días de la semana. También dispone de una amplia terraza exterior, donde estos días ya asoma el solecito.

Bodega Tomàs. Passeig de Francesc Macià. Sant Cugat del Vallès, Barcelona.
934 618 610

 

©MarcOsorio

Laura Conde
Laura Conde

Como directora de la revista Guía del Ocio BCN se recorrió gran parte de restaurantes de Barcelona y escribió sobre ellos durante siete años. Es autora del libro ‘La felicidad en una croqueta’ (Now Books, 2014) y de 'Hecho en casa' (Now Books, 2015). En la actualidad escribe y habla, las dos cosas que más le gusta hacer además de comer, en diversos medios.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

PARTNER

imagen

Partner
imagen
Suscríbete a nuestra newsletter