Lo que la primera edición de Andorra Taste nos dejó

Lo que la primera edición del nuevo Andorra Taste nos dejó

Se presentó como un evento inédito y de altura creado con la pretensión de poner en valor los productos andorranos, el recetario local, sus cocineros y cocineras, su influencia, su relación culinaria con Francia y España, y de conectar la gastronomía de alta montaña de todo el mundo. Y así ha sido.

Cinco días en total para conocer, degustar, debatir y potenciar la realidad de diferentes territorios de alta montaña como entornos de vida natural y generadores de riqueza culinaria en Andorra, con un grupo de chefs relevantes, andorranos, españoles e internacionales, en forma de ponencias, almuerzos y cenas, mesas redondas, degustaciones populares y otras actividades.

Y es que el encuentro internacional Andorra Taste, celebrado del 14 al 18 de septiembre en la parroquia de Escaldes-Engordany, ha nacido con una doble vocación, profesional y popular, para que este mensaje llegue a todos los públicos.


Durante los tres días de congreso, 23 chefs han compartido escenario, técnicas, ideas y respeto por sus entornos más cercanos y por esta tierra de acogida que es el Principado, entre ellos Nacho Manzano (Casa Marcial, Arriondas, Asturias), Óscar García (Baluarte, Soria) y Albert Boronat (Ambassade de Llívia, Llívia), embajador de la cocina transfronteriza.

Importante representación de la cuinaria andorrana, con Carles Flinch (Can Manel), Miquel Canturri (Minim’s), Dolors Pal y Josep María Troguet (Borda Raubert) Marcel Besolí (Celler d’en Toni) y Victoria Kemerer (Kökosnøt), así como de chefs con restaurantes o colaboraciones gastronómicas en el Principado, como Josep Maria Kao (Park Piolets MountainHotel & Spa), Hideki Matsuhisa, Francis Paniego y Jordi Grau (Sport Hotel Hermitage & Spa), Oriol Rovira (Les Pardines 1819) y Nandu Jubany (Diamant) quién presentó su próximo proyecto gastronómico en el país: ‘Hincha MIM’, en colaboración con el futbolista Leo Messi. Y entre dos

Sorprendía, una vez más, Oriol Castro (Disfrutar, Barcelona) y sus propuestas con agua y nieve —creadas ex profeso para el evento— provocando la admiración entre los asistentes de las ponencias del Prat del Roure con su creatividad, invitación a la reflexión sobre el cambio climático y consejo: abrir a mente para trabajar de otra manera los productos locales.


Tampoco dejó indiferente a los presentes Aníbal Criollo (Naturalia, Nariño, Colombia), chef ambientalista, activista indígena con su relato y descripción del complejo de restaurante, hotel y chagra (huerto y criadero animal) creado a 2.500 metros de altitud con el que pretende poner en valor la amplia biodiversidad colombiana.

Criollo —junto a su hermana Rosalba (en la foto)— fue uno de los representantes de la Cordillera de los Andes, territorio invitado este año a Andorra Taste, junto a otros dos grandes cocineros latinoamericanos: Samuel Ortega (Restaurante Shamuiko Espai Gastronòmic, Saraguro, Ecuador) y Rodolfo Guzmán (Restaurante Boragó, Santiago de Chile).


Desde el desierto de Atacama, en Chile, un lugar inhóspito, salvaje y de gran belleza, la yerbera indígena Patricia Pérez, contaba a los asistentes del Andorra Taste Profesional su historia y su trabajo recolectando plantas y hierbas a las que muy pocos tienen acceso y que los mejores chefs de Latinoamérica utilizan en sus platos. Y es que su empresa, La Atacameña, ubicada en Toconao, un antiquísimo pueblo de 12.000 años ubicado a más de 2.400 metros de altitud, se dedica a preservar las tradiciones indígenas de la nación Lickanantai, que datan de milenios de antigüedad.

Y desde los Alpes, una de las chefs más consagradas del panorama internacional: Ana Ros (Hiša Franko, Kobarid, Eslovenia), quién cerraba las jornadas profesionales del primer Andorra Taste para hermanar montañas y cerciorar que “la cocina de montaña es el futuro” porque, entre otras cosas, “nuestro food cost es de un 30%, muy menor al de otros restaurantes». Galardonada con el premio a la mejor chef del mundo en 2017 por The World 50 Best Restaurants, esta cocinera autodidacta ha convertido su restaurante ubicado en Kovarid, una localidad de 200 habitantes a dos kilómetros de Italia y 30 de Austria, en uno de los grandes destinos gastronómicos internacionales.


Certificó esta afirmación el gran invitado de esta primera edición del evento: el chef francés Michel Bras (Restaurante Bras, Laguiole, Francia), desplazado al Principado para recoger el Andorra Taste Award, galardón del congreso a la trayectoria profesional por su genialidad, pasión y sensibilidad, su respeto extremo por la estacionalidad de los productos y su fuerte arraigo a las propias raíces, por descubrir la cocina vegetal al mundo y ejercer de modelo a tantos otros profesionales de los fogones desde un minúsculo rincón.

Bras agradecía el premio destacando que “la cocina de montaña es respeto y conexión con la naturaleza, cocina actual y futura, porque es la más sostenible, la que más aprovecha los alimentos» e instaba a los presentes a «volver a las estaciones, a escuchar el campo».


Idea compartida y reproducida en sucesivas intervenciones, en el escenario y en la mesa, junto con la necesidad de normativas específica para la venta directa de productores de cercanía, fomentar de la investigación y el desarrollo de los productos elaborados y preservar las sociedades de montaña y sus modos de vida, garantes de la biodiversidad y la sostenibilidad de los ecosistemas.

Los diálogos tendrán forma física, el ‘Manifiesto de Andorra para el futuro de la cocina de montaña’, elaborado durante estos días y que se presentará cuando terminen de firmarlo los cocineros y productores participantes anunciaron los organizadores. También qu habrá más ediciones. Porque la cocina de montaña no solo existe, sino que es algo real y poderoso.

Gastronomistas

Somos gastrónomos y periodistas. En una palabra: gastronomistas. Escribimos sobre gastronomía popular con lenguaje popular. Trabajamos en periódicos, en revistas de cocina y de tendencias, en plataformas digitales, en editoriales gastronómicas, en agencias de comunicación... Escribimos sobre restaurantes, cocineros, coctelerías, vinos, libros, recetas, exposiciones, rutas, viajes, hoteles con mesa y mantel… Nos gusta tanto comer y beber como contarlo.