Ahora que hace calor y apetecen ensaladas, ¿por qué no jugar un poco en la cocina y hacer algo distinto? Con esa idea ‘robo’ para vosotros una receta que Artur Martínez (Aürt y La mesa del buen gusto) colgó en su Stories de Instagram durante el confinamiento y que funciona de maravilla Viene a ser una versión de la ensalada caprese en la que utiliza como ingredientes principales mozarella, zanahorias en vez de tomate y rúcula en lugar de albahaca.

Desde que la hice en casa por primera vez ya se ha convertido en uno de los platos imprescindibles de mi limitado recetario. Realmente es ideal para dummies (como los consejos de cocina que el propio Artur tuvo a bien darnos hace unas semanas).

Ingredientes (cantidades al gusto y siguiendo tu sentido común)

– Zanahorias

– Rúcula

– Mozarella

– Nueces

– Ajos

– Sal

– Comino

– Orégano

– Aceite de oliva

– Vinagre de vino

– Miel

Elaboración

1. Corta un par de dientes ajo en láminas y dóralos en la sartén. A Artur le gusta decir que los pongas a bailar en el aceite caliente. No te pases de ‘tostado’ o quedaron amargos. Retira la sartén del fuego y espera a que se atempere el aceite.

2. En una olla con agua, pon a hervir las zanahorias previamente peladas. No te pases de tiempo porque no interesa que queden pastosas, sino que tengan un puntito de firmeza.

3. Cuando estén listas a tu gusto (habrá quien las prefiera más duras y otros, menos), sácalas de la olla. Córtalas en daditos y ponlos en un recipiente. Échales sal y reserva.

4. En la sartén que tiene los ajos, echa vinagre. ¿Cuánto? El doble del aceite que hay. A continuación, agrega miel, comino y orégano al gusto. Mejor no te pases las primeras veces hasta que encuentres el punto que más te mola. Remueve y añade esta mezcla a las zanahorias.

5. Vuelve a remover, tapa el recipiente y mételo en la nevera. Debe estar al menos 24 horas, aunque no le pasa nada si está un día más.

6. Pasadas al menos esas 24 horas, ya puedes montar esta original ensalada caprese. En una ensaladera hay que poner las zanahorias que has escabechado (¡y su juguito!), la rúcula (puedes usar espinacas si te gustan más) y la mozarella (si prefieres queso fresco, por ejemplo, adelante) y las nueces en trocitos pequeños. ¡Y a disfrutar!

Ferran Imedio
Ferran Imedio

En los últimos dos años ha visitado más de 300 restaurantes, pero su colesterol sigue en niveles normales. Esta rareza sin explicación biológica le permite seguir escribiendo sobre gastronomía en El Periódico de Catalunya, donde antes fue responsable de la sección de Gente y ahora, de Cocina's de la revista 'On Barcelona'.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

PARTNER

imagen

Partner
imagen
Suscríbete a nuestra newsletter