Cinco maneras sencillísimas de usar flores en la cocina

Por Sant Jordi, la rosa y el libro. Puedes dejarla en un vaso con agua o puedes usarla en la cocina. Como tantas otras flores. Pero, ¿cómo hacerlo? Poca gente en nuestro país, por no decir nadie, sabe tantísimo de cocinar con ellas como Iolanda Bustos. Hasta hace unos meses deslumbraba en La Caléndula (Girona) con sus platos con pétalos de mil y un olores, colores y sabores. Ahora ejerce de asesora, formadora, divulgadora (en breve publicará ‘Cuinar amb flors’, editado por Cossetània) y cocinera a domicilio. También prepara experiencias gastronómicas como paseos de cata del paisaje a través del sabor de hierbas, flores y frutos silvestres.

A ella acudimos para que nos dé cinco ideas sencillas para aplicar las flores en nuestra cocina. Sin complicaciones, con diversión. Antes de dárnoslas, Iolanda avisa: “Deben ser comestibles porque algunas incluso pueden ser tóxicas. Y debes conocer su gusto para saber en qué receta funcionarán mejor porque las hay ácidas, picantes, dulces…”. ¡Será por variedad! Hay begonias, margaritas, amapolas, violetas, pensamientos, rosas, gardenias, flores de romero, de tomillo… La cocinera ha llegado a trabajar con más de 500 variedades. Dicho esto, ahí van sus cinco maneras sencillas de usar flores en la cocina.

Pesto

Es igual que hacer un pesto tradicional con albahaca. En este caso, con pétalos de rosa, piñones, aceite de oliva extra virgen arbequina de sabor suave y un poco de parmesano. Se tritura todo, se guarda en la nevera y puedes subirlo de sabor con unas gotitas de agua de rosas. Este pesto se puede usar para la pasta, para unas tostadas, para aderezar una ensalada, para enriquecer unas judías verdes hervidas…”.

Vinagreta

“Imagina que tienes pétalos de margarita o de rosa. Vamos a hacer una vinagreta multisabor, poniendo los pétalos limpios y cortaditos en vinagre, un poco de aceite y un poco de miel porque así emulsiona mejor y potencia el gusto de las flores. Esta preparación se puede guardar en la nevera para tenerla siempre a mano a la hora de aderezar cualquier tipo de ensalada y darle un toque muy primaveral, y tiene la virtud de que cada día su sabor sube un poco de intensidad“.

Tempura

“Es muy sencilla: se hace una pasta con harina de arroz y un poco de agua. Se puede echar mano de flores de saúco, claveles, margarita… Hay que bañar ligeramente los pétalos en esta crema, sin exceso, y freírlas con aceite de oliva virgen extra (es muy importante que sea de oliva virgen extra, porque al no necesitar que suba mucho la temperatura conserva mejor el gusto de las flores). Al acabar, se les echa un poco de sal. Una manera fácil de hacer unas chips de flores como aperitivo buenísimas, buenísimas, buenísimas”.

Cubito de hielo

“Esta idea es muy divertida. En una cubitera, pones el agua y un pétalo o una flor de lo que quieras. Así, cuando se congele, quedará dentro del cubito y al ponerlo en un vaso se verá la flor dentro. Es verdad que no le da mucho gusto pero es muy visual y atractiva cuando estás tomando un zumo o un gintónic”.

Mayonesa

Para hacer una mayonesa de flores, hay que hacerlo como siempre, pero añadiendo flores que sean aromáticas, como las de limonero o naranjo, la flor de azahar, de jazmín, briznas de azafrán… Recomiendo triturar con un poco de zumo de limón. Y si además has macerado un poco la flor antes con el limón o con el aceite para que haya cogido más gusto, aún mejor. La verdad es que esta mayonesa queda súper bien y con ella impresionarás a tus invitados. Puedes ponerla sobre unos mejillones para gratinar o cruda para mojar unos espárragos o unos calamares a la romana“.

 

*Las fotos de este reportaje son de la fotógrafa Muriel C. de Jong.

Ferran Imedio

En los últimos dos años ha visitado más de 300 restaurantes, pero su colesterol sigue en niveles normales. Esta rareza sin explicación biológica le permite seguir escribiendo sobre gastronomía en 'Cata Mayor', el canal especializado de 'El Periódico de Catalunya', y en 'On Barcelona', la sección de ocio del mismo diario. Antes, había sido responsable de la sección de Gente, donde ya contaba qué se cocía y qué se comía por ahí.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

PARTNER

imagen

Partner
imagen
Suscríbete a nuestra newsletter