Del envero a la madurez: proceso de maduración de la uva

Cromatismo mágico en la viña, señala Rafa Moreno en Vinacora.com. El inicio de la madurez del fruto de la vid lo señala el envero. Del verde radiante de las nuevas bayas, la vid torna progresivamente en una gama cromática que va del translucido al dorado en las variedades blancas; y del rojo al púrpura en las tintas.

Poesía visual y viva que alberga en su interior procesos asombrosos que nos regala la sabia ingeniera y alquimista que es la naturaleza.

El envero ocurre entre julio y septiembre, en el hemisferio norte; y de enero a marzo en el hemisferio sur. Una postal que de manera inevitable pero esperada nos llega año tras año a nuestras fincas y viñedos. Y es que rara vez, éstos, lucen más festivos y coloristas que durante esta mágica etapa del ciclo vegetativo de la vid.

“El cambio de color de las uvas tiene como objetivo natural atraer a las aves para que éstas se alimenten de la fruta y propaguen las semillas. Un mecanismo de supervivencia de la naturaleza que nos sigue fascinando”.

Pero más allá del espectáculo visual en las viñas del mundo que representa, el envero marca el inicio de la madurez de las bayas. En cierto modo podríamos 08señalar comomomentum genesíaco en el que los vinos comienzan a ver la luz.

¿Pero qué sucede en el interior de las bayas hasta el momento de la vendimia?

Durante los meses de junio, julio, agosto y septiembre (dependiendo de la región) las uvas almacenan agua y se hinchan. El azúcar inicia entonces el tránsito que conducirá sus pasos desde las hojas hasta las bayas. La concentración de azúcar sigue aumentando de manera paulatina, mientras que los niveles de acidez descienden. Es el proceso conocido como maduración del azúcar.

En paralelo, la maduración fisiológica activa el proceso de coloración de la uva, el despertar de su gama de sabores y la estructura de sus taninos, cuya evolución dependerá del calor y la luz del sol. Si bien la vid necesita de agua, un ligero estrés hídrico favorecerá la concentración de los azúcares.

De entre las prácticas culturales en el viñedo, la poda y la cosecha en verde se significan como las más necesarias en época de envero:

  • La poda en verde se realiza con el fin último de asegurar que la canopia se mantiene abierta para obtener del sol la luz y el calor que las bayas necesitan.
  • Mientras que la cosecha en verde pretende, una vez finalizado el envero, controlar los rendimientos (kg de uva por cepa) y la calidad final de la fruta.

La espera hasta la vendimia viene amenizada por un fragante y colorista espectáculo cromático. Poesía de la naturaleza que viste a las vides de oro y profundo violáceo. Quizás. el tránsito de la juventud a la madurez más bello del mundo.

 

 

Rafa Moreno
Rafa Moreno

Editor de Contenidos y Social Media Strategist. Guionista de formación, escritor de vocación y 'wine lover' por convicción. Soñador frecuente, viajero ocasional. No le gusta bailar.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.