De ir a comprar radiocasetes para el coche a ir a comer o cenar de coña. Cómo ha cambiado el cuento. Bueno, cómo han cambiado los Porxos d’en Xifré, esa tierra de nadie entre el Born y la Barceloneta donde antes se vendían aparatos electrónicos (decían que muchos eran de contrabando) y ahora es un emergente polo de atracción gastronómico. Eso se ve clarito con la ruta de tapas que 10 restaurantes que la Asociación Porxos del Port ha montado hasta final de octubre.

Por seis euros, te dan un platillo (ojito, que llenan bastante) muy representativo de su estilo y una bebida. Podrás probarlos en 7 Portes, Oaxaca, Carballeira, Casa Pascual, Cadaqués, La Cala, Maracaibo, Bodega Vidrios y Cristales, Can Paixano y Perikete. Para que te sitúes, están en las calles de Isabel II, Llauder, Reina Cristina y Pas Sota Muralla, junto a Pla de Palau.

Sorteo en Instagram de tres comidas o tres cenas

He visitado siete de ellos. Y debo decir que el nivel es de notable. Valen la pena. Los otros tres locales estaban cerrados el día que hice la ruta (pero no sé si mi estómago habría sido capaz de ingerir todas las propuestas). En cualquier caso, aquí tenéis las 10 tapas de los Porxos del Port. Por cierto, sortean en Instagram (@porxosdelport) tres comidas o tres cenas para dos personas por valor de 90 € en el restaurante que elijan los agraciados.

Oaxaca

Aquí sirven un espectacular taco de cochinita pibil que maridan con cerveza Malquerida, un matrimonio de lo más amoroso. Usan cerdo de Cal Rovira (espaldita, tocino y pierna), que maceran con naranja agria, especias mexicanas y pimienta antes de cocerlo a baja temperatura. Por encima, cebolla marinada con vinagre blanco, chile y especias. Ojito, que pica pero solo lo justo y necesario. Están en Pla de Palau, 19.

7 Portes

La paella Parellada es un clásico del 7 Portes, así que lo normal en un restaurante tan tan tan clásico (abrió en 1836) era que sirvieran este arrocito que tiene de todo un poco, del mar y del huerto. Lo recomiendan con cava de la casa, y vale la pena hacer caso del consejo. Paseo de Isabel II, 14.

Cadaqués

El ‘timbal’ de ensaladilla rusa gusta mucho a la clientela de este restaurante mediterráneo como él solo. Así que para la ruta de los Porxos del Port sus responsables decidieron convertirlo en una tapa que se puede maridar con vino blanco o rosado Martí Faixó (la recomiendo con el blanco, va de maravilla). En esta receta tradicional no encontrarás daditos de patata, sino una masa más bien pastosa. Calle de la reina Cristina, 6.

Can Paixano

En Can Paixano solo tienen agua o cava. Pues bien, para acompañar sus maravillosas anchoas de l’Escala con tomate natural del Maresme y aceitunas negras sirven un cava reserva especial Berenguer Ramon I con 30 meses de crianza que es pura gloria, de verdad. Lo elabora en el Penedès una rama de la familia que regenta el restaurante. Calle de la reina Cristina, 2.

La Cala

Tiene mérito que llegues a La Cala después de seis tapas, con el paladar y el estómago saturado, y descubras que sus habitas salteadas con jamón y cebolla y crujiente de jamón por encima destilan un sabor largo-largo-largo. No es un plato que esté en la carta del restaurante, y solo aparece de vez en cuando como sugerencia del día, así que mejor aprovechar la ocasión. Se acompaña del vino blanco Galván (DO Monterrei). Calle de la reina Cristina, 2.

Perikete

En este restaurante de comida andaluza, con 150 tapas en la carta, han creído tanto en la ruta de Porxos del Port que han parido una más: la cazuelita de calamares al pan frito, que recomiendan tomar con un Viña Pomal (rosado, blanco o tinto). Es una versión de una receta muy antigua de El Puerto de Santa María (Cádiz), que llevaba el rape que los pescadores desechaban y que sus mujeres se resistían a tirar y cocinaban con lo que tenían a mano. La salsa lleva cebolla, ajo, pan frito y vino blanco de Jerez en crudo, y luego se añaden los calamarcitos a la plancha. Sabor potente, distinto, adictivo. Están en la calle de Llauder, 6.

Bodega Vidrios y Cristales

Estas papas aliñás con caballa parecen muy fáciles de hacer pero en casa seguro que no me salen tan ricas. Llevan patatas monalisa hervidas, cebolla tierna cruda y perejil fresco, se aderezan con aceite, vinagre y sal, y se dejan enfriar. En el momento de servir se le añade la caballa. Tan sencillo, tan goloso. Paseo de Isabel II, 6.

Carballeira

Esta institución de la zona (y por qué no decirlo, también de Barcelona), propone un lomo de bacalao con garbanzos en sanfaina que sirven con el albariño Gundián (Rías Baixas). Es el mar y montaña de la casa, en este caso en formato tapa. No lo probé. Calle de la reina Cristina, 3.

Bar Maracaibo

Aquí sirven una caballa en escabeche maridada con el verdejo Afortunado. “La eterna versatilidad del escabeche convertida en tapa”, me comentan sus autores. No la pude catar. La dirección es Pas de Sota Muralla, 1.

Casa Pascual

Estas anillas de calamarcitos a la andaluza maridadas con vino blanco Freya (DO Penedès) o vino Rosal Viña Real (DOQ Rioja) son “clásico entre los clásicos hecho con mucho cariño”, explican en el restaurante. No pude probarlas. Está en Pas de Sota Muralla, 7.

 

Mi ubicación
Cómo llegar

 

Ferran Imedio
Ferran Imedio

En los últimos dos años ha visitado más de 300 restaurantes, pero su colesterol sigue en niveles normales. Esta rareza sin explicación biológica le permite seguir escribiendo sobre gastronomía en El Periódico de Catalunya, donde antes fue responsable de la sección de Gente y ahora, de Cocina's de la revista 'On Barcelona'.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

PARTNER

imagen

Partner
imagen
Suscríbete a nuestra newsletter