Oh, la pizza. ¿A quién no le gusta?
En su Día Mundial -cada 9 de febrero- queremos rendirle este post.
Lo sabemos. No hay mucho que se pueda descubrir ya sobre ella, pero ahí va nuestro granito de arena.

Esta es una selección de 10 pizzerías top de Madrid y Barcelona. Están probadas y aprobadas. Si os zampáis sus pizzas, no os arrepentiréis. Palabrita. De nada y a gozar.

 

En Barcelona

Sports Bar

Este local del Gòtic lleva años preparando  las mejores pizzas de la ciudad, aunque ofrecen también platos de pasta notables y otras delicias de la cocina italiana que levantan pasiones. En Sports Bar siempre hay colas y ajetreo, y antes, cuando las circunstancias lo permitían, su pequeño comedor era un hervidero de comensales apretujados que degustaban unas pizzas de escándalo rodeados de camareros repartiendo juego en italiano. Lo que uno espera de una pizzería, vaya.

Sus pizzas de masa fina y elástica, deliciosas, son una maravilla, y aunque con una simple margarita ya podemos certificar la maestría del equipo de Sports Bar en materia pizzera, no hay que perderse la Sports Bar, una de sus pizzas blancas con ricotta, tomate fresco, mozzarella de búfala, albahaca y parmesano. Si os contamos que además tienen pizzas fritas y bocadillos con masa de pizza os vais a quedar paralizados ante tanta oferta. ¿Nuestro consejo? Empezad por una de sus pizzas clásicas. ¡Incluso tienen hawaiana!

Sports Bar. Marina, 290.

 

sports_bar_pizza_napolitana

Mucho

Los nombres que se esconden tras esta pizzería de Sant Gervasi ya nos dan una idea de que nos encontramos en un lugar de muchísimo nivel: Xevi Ramón, de Triticum, y Jordi Vilà, con una estrella Michelin por su restaurante Alkimia. Ambos han puesto sus conocimientos al servicio de una pizzería singular, que da una vuelta de tuerca al mundo de esta delicia italiana para ofrecer prodigios como la llamada Pizza Hardcore (con col caramelizada, mozzarella Fior di latte, queso Comté, tocino ibérico, raifort y albahaca), o la Pizza Gran Basar a La Muntanyesa (con mozzarella Fior di latte, rustido de tres carnes, setas, cecina de montaña y rúcula), entre otras muchas.

Las pizzas de Mucho sientan bien, pues sus masas están elaboradas por alguien que sabe muy bien qué harinas emplea, además de que cuentan siempre con ingredientes de primera calidad. Pese a que la oferta es amplia y el surtido de entrantes más que tentador (desde la terrina de pollo a la stracciatella de burrata), conviene dejar un hueco para su tiramisú, que preparan ante nuestros ojos y está riquísimo.

Mucho. Marià Cubí, 201.

Mucho_pizzeria

Frankie Gallo Cha Cha Cha

He aquí la pizzería hipster por excelencia, ese lugar perdido en una callejuela del Raval cool a más no poder. Tras ella se hallan dos pesos pesados de la gastronomía en Barcelona: los hermanos Max y Stefano Colombo, de Xemei. Suyo es un portento muy difícil de olvidar una vez se prueba: la Pizza Carbonara de Trufa, con la que hemos soñado en más de una ocasión en la soledad de nuestros hogares. También tienen las pizzas clásicas (deliciosa y súper contundente es también la Cuatro Quesos) y otras más originales como la Mamma Porca (con scarmorza ahumada, berenjena al horno, porchetta, salsa danesi y romero).

Si algún día sueñas con una pizza de Frankie Gallo Cha Cha Cha y en ese momento tienen cerrado, siempre puedes pasarte por un establecimiento Amatller Origen y hacerte con la pizza de trufa firmada por los hermanos Colombo que tienen en sus lineales.

Frankie Gallo Cha Cha Cha. Marqués de Barberà, 15.

La Balmesina

Nada mejor para arrojar un poco de luz a un mal día que hacer una llamada a La Balmesina y ahogar las penas ante una buena pizza delivery. Una pizza de masa delicada y aromática, muy tierna, que llega acompañada de los más diversos ingredientes, que varían en función de la temporada (no dejéis escapar la de alcachofas). Tienen pizzas para todos los gustos, desde la de jamón y setas a la de salamino picante, la cuatro quesos o la de butifarra, y puedes elegir dos tipos de masas: la clásica masa fina o la que se elabora con harina de espelta integral, más ligera y digestiva. Conviene dejar sitio para su tiramisú.

La Balmesina. Balmes, 193.

Balmesina_pizza

Madre Lievito

Con tres restaurantes en Barcelona (Llacuna, Poblenou y Sants), esta pizzería es una garantía de calidad, presente siempre en cualquier ranking que se precie. En este rincón de Nápoles en la Ciudad Condal las pizzas se elaboran con levadura madre en horno de leña, como manda la tradición napolitana, y destacan por su masa fina y delicada y por unos ingredientes sensacionales, siempre en perfecto equilibrio sobre la base. Además de  pizzas (la marinara es también sensacional en su sencillez), tienen también focaccias y recetas de cocina casera italiana como los ñoquis o algunos platos de pasta. Las pizzas, sencillas y económicas, son maestría pura: auténtico sabor napolitano en un local que nos trasladará de un plumazo a la clásica trattoria italiana.

Madre Lievito. www.madrelievito.com

 

En Madrid

Luna Rossa

Un tuit de 2010 del entonces diputado Pedro Sánchez descubrió esta pizzería, situada entre Gran Vía y Malasaña, para los que aún no la conocían. El ahora presidente decía que estaba con sus colegas tomando una pizza “cojonuda”. La viralización del tuit “en diferido” (de vez en cuando alguien le da un meneo) sigue recordándonos que Luna Rossa es uno de los italianos más longevos de Madrid. Y, sí, la pizza “cojonuda” de Sánchez está en carta y se llama precisamente así. Tiene la particularidad de que no tiene tomate, aunque sí mucho queso, salami, champiñones y albahaca. Con la renovación hace un año del local, se abrieron al futuro. Llevan más de 25 años dando caña en el centro de Madrid. Merece la pena probar sus pizzas y sus pastas. Y ver si Pedro tenía razón.

Luna Rossa. San Bernardo, 24.


Fokacha

Cesar Martín ya tenía un nombre ganado como cocinero de raza en Madrid gracias a Lakasa, pero un día le dio por saltar de país. Fokacha nació con la inspiración de interpretar el recetario popular italiano. Y a fé que lo ha conseguido. Su increíble selección de materias primas marca la diferencia. Se nota en la masa, hecha con harina T65 de trigo para la masa y de centeno para alimentar la masa madre y que llegan de Moulin De Colagne, un molino en el pueblo francés de Lozére. Para los tomates van variando según la temporada y escogiendo en cada momento el más idóneo. Con la mozzarella de búfala, no se andan con chiquitas. Eligen la trenza de mozzarella de búfala 100% del afinador italiano Luigi Guffanti de Catania. Los ingredientes también rallan a la altura, como con el solomillo de cerdo ibérico que da lugar a la pizza Arce o los boletus que traen de la sierra de Madrid. Gracias por tanto, César.

Fokacha. Plaza del descubridor Diego de Ordás, 3.

Fratelli Figurato

Son hermanos, son italianos, pero no son Luigi y Mario, aunque consiguen que pases un buen rato. Los fratelli Figurato han conseguido el premio a la mejor pizzería en España en el ranking 50 Top Pizza de 2020. Sabemos cuáles han sido sus armas. Su secreto es lograr pizzas al estilo napolitano, con una masa elástica y deliciosa. En ocasiones, cuelan ingredientes patrios además de los clásicos italianos. Ejemplo de esto es su diavola de León con salsa de tomate, mozzarella, aceitunas negras, chorizo de León (claro), láminas de Parmigiano Reggiano y albahaca. Su creatividad les da un carácter especial y tienen pizzas como la que lleva crema de calabaza asada, mozzarella, panceta crujiente, trocitos de nueces, pimienta negra y albahaca, que hacen que la experiencia Fratelli Figurato se recuerde en el tiempo. Y que se vuelva, claro.

Fratelli Figurato. Alonso Cano, 37, y Larra, 13.

Grosso Napoletano

Aunque el primer local se abrió en 2017, el éxito de su propuesta los ha convertido en una de las pizzerías más famosas de Madrid, con varios locales. Siguen el modelo napolitano, con una masa esponjosa y deliciosa que sale perfecta tras unos pocos segundos de horno. También figuran en el último 50 Top Pizza entre las mejores de fuera de Italia. Nuestra favorita es la Pomo D’ Oro 2020, con tomate San Marzano, variedad de tomate semiseco, tomate cherry marinado, burratina y pesto. Cuentan con una carta sin gluten en su local de la calle Fernando VI. En 2020, cuando peor pintaba la cosa, abrieron local en Valencia. Además, han impulsado iniciativas solidarias como Food4Heroes, para repartir comida durante la pandemia. Una auténtica pizzería del siglo XXI que tiene el favor de público y crítica.

Grosso Napoletano. Hermosilla, 85.  Santa Engracia, 48. Gaztambide, 36. Pez, 11. Paseo de la Habana, 27. Ventura Rodríguez, 5. Valencia, 9. Fernando VI, 23 y, en Valencia, en Martínez Cubells, 4.

Roostiq

Lo increíble de Roostiq es que, siendo un restaurante no italiano y en el que las pizzas son solo una parte de la oferta, su calidad las hace inolvidables. En este local, el fuego juega un papel clave para sacar el máximo partido a sus verduras de proximidad y carnes propias. Y, ojo, la pizza también es de alto nivel. Quizá el secreto está precisamente en el horneado de su masa o en una atinada selección de ingredientes. Su margarita es espectacular. Lleva queso fior di Latte para marcar la diferencia y un poco de parmesano. Tienen otra de burrata y otra que lleva guanciale, pero también un calzone distinto. Lo hacen con torreznos, uno de sus emblemas y uno de los platos que más pide la gente (junto a una copa de champagne). Roostiq rules.

Roostiq. Augusto Figueroa, 47.

Gastronomistas
Gastronomistas

Somos gastrónomos y periodistas. En una palabra: gastronomistas. Escribimos sobre gastronomía popular con lenguaje popular. Trabajamos en periódicos, en revistas de cocina y de tendencias, en plataformas digitales, en editoriales gastronómicas, en agencias de comunicación... Escribimos sobre restaurantes, cocineros, coctelerías, vinos, libros, recetas, exposiciones, rutas, viajes, hoteles con mesa y mantel… Nos gusta tanto comer y beber como contarlo.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

PARTNER

imagen

Partner
imagen
Suscríbete a nuestra newsletter