Grandes restaurantes que han resucitado tras el estado de alarma
Barcelona Comer

Estos grandes restaurantes han resucitado tras el estado de alarma

En una de las charlas que tuvimos en la Antigua Fábrica Damm con diferentes personalidades de la gastronomía, Enrique Valentí nos dijo: “Nos recuperaremos antes de lo que la gente cree”. Optimismo contagioso el suyo porque mira tú por donde, este post también es optimista. Queremos olvidar lo malo. Si a principios de este año publicamos un post sobre los restaurantes a los que nunca más podrás ir porque desgraciadamente ya han cerrado, ahora toca celebrar regresos como si fueran reencuentros con viejos amigos que lo han pasado mal y que han vuelto por sus fueros. Por ejemplo, los de estos restaurantes, que han reabierto tras estar meses cerrados por las restricciones derivadas del estado de alarma para contener la pandemia y que merecen mucho la pena.

Económicos, de precio medio, lujosos… Abril y mayo han sido prolijos en retornos celebradísimos, y sigue el goteo en junio. Este martes 8 de junio, por ejemplo, vuelve Dos Palillos. Ahora toca celebrarlo en alguna de las mesas de estos establecimientos.

 

Los asiáticos divertidos: Dos Palillos y Spicy

Ni más ni menos que 14 meses cerrado llevaba Dos Palillos. Qué pesadilla han vivido Albert Raurich y su pareja, Tamae Imachi. Pero ya está. El regreso, el 8 de junio, pone fin a tanto dolor, a tanta “indiferencia, discriminación e injusticia por parte de las distintas administraciones”, denuncian ambos. Estaban desesperados. ¿Os acordáis de este vídeo que se hizo viral, en el que Albert gritaba desesperado “¡dejadme abrir!” agitando la persiana con rabia? Pues así andaban, pero su pequeña barra les impedía hacer viable el negocio con las limitaciones de aforo que había. “Nos dejaban abrir, pero no nos dejaban trabajar”.
Ahora que pueden abrir y trabajar, lo hacen con una novedad: han transformado la barra del bar en un ‘sake-bar’. Allí, Tamae transmitirá su conocimiento del mundo de los sakes y decidirá la oferta gastronómica en sintonía con los sakes, vinos y cervezas que quiera ofrecer, junto a algunos clásicos de Dos Palillos como la japo burger y algunas propuestas de sushi.

Spicy, uno de mis asiáticos favoritos (canalla, garajero, cañero, nocturno), se ha puesto a funcionar de noche. Llevaba unas semanitas abierto, pero solo en horario pandémico, es decir, en horario de comida, hasta las 5 de la tarde. Pero este es un restaurante nocturno. Esos neones, esa penumbra… ¡Eso es para los gourmets vampiros! Gran ocasión para volver a atacar el pollo frito llamado Tori Karage, macerado con soja, ajo y jengibre, con un puntito crujiente gracias al rebozado con fécula de patata, las batayaki, setas asiáticas (shiitake, shimeshi y oreja de Judas) salteadas con sake y mantequilla, y el costillar de cerdo cocido a baja temperatura (paigu) y aderezado con salsa barbacoa thai con una base de zumo de piña natural. Tres platos que me gustaron mucho cuando visité este local de Sant Antoni.

Dos Palillos. Elisabets, 9. Teléfono: 933 04 05 13.

Spicy. Borrell, 41. Teléfono: 93 750 55 11.


El elegante pero informal: A Restaurant

La reapertura del Hotel Neri fue de lo más colorida: como cayó en Sant Jordi llenaron la fuente de la plaza de Sant Felip Neri con pétalos de rosas. Una bonita estampa para el recuerdo. Efímera, eso sí. No lo es la propuesta gastronómica de A Restaurant, el restaurante del establecimiento del Gòtic que dirige Alain Guiard.

El chef propone platos rebosantes de sabor y originalidad, como el fougasse con hierbas provenzales y pesto de tomate; el ‘crunchi-taco’ de patata, gamba roja con lima y pimienta espelette y alga nori; el tartar de atún, perfumes de Asia, vichyssoise de hinojo, salicornia (es la foto que abre el post); y la cazuelita de sepionetas, patata a lo pobre y tinta de calamar, así como el tatin de rabo de buey con manzanas reineta y la torrija cremosa crujiente con helado de leche ahumada, dos especialidades del restaurante.

Ah, y si el calor aprieta, no olvides que la terraza Roba Estesa ha inaugurado una piscina desbordante.

A Restaurant. Sant Sever, 5. Teléfono: 93 317 74 42.


Los turísticos: Casa Guinart y Torre d’Alta Mar

El chef y empresario restaurador Òscar Manresa va volviendo poco a poco a la normalidad con la reapertura los restaurantes que dirige (uno de ellos, el citado Spicy). Dos de ellos están en sendos focos turísticos como son La Rambla y la Barceloneta. No podían servir a su clientela natural porque el estado de alarma impedía la entrada de guiris en el país. Se trata de Casa Guinart, en las Ramblas, que sirve comidas y cenas desde el 14 de mayo a base de raciones y tapas con productos del mercado, y Torre d’Alta Mar, donde da de cenar a quien suba allí arriba, a 75 metros de altura (este es, sin duda, es uno de los locales más románticos de Barcelona).

Casa Guinart. La Rambla, 95. Teléfono: 933 17 88 87.

Torre d’Alta Mar. Paseo de Joan de Borbó, 88. Teléfono: 932 21 00 07.


El lujoso: Moments

Subimos de nivel y nos vamos al Hotel Mandarin Oriental, donde Raül Balam y su equipo nos vuelven a deleitar con un menú propio de un dos estrellas Michelin como Moments. Se llama ‘Felicidad’, y la verdad es que no podría tener mejor nombre, porque no se puede ser más feliz probando platos tan deliciosos en un restaurante tan imprescindible como este. Pero se titula así porque se inspira en el libro homónimo de Carme Ruscalleda, una oda a la cocina y al territorio a través de la historia de la chef, madre de Raül, que no para pese a haber cerrado Sant Pau. Desde sus inicios en Sant Pol de Mar hasta el salto a Tokio y, después, a Barcelona. Tradición, naturaleza, paisaje, producto, cultura y creatividad en maravillas como los aperitivos que son memoria de la tienda donde comenzó todo y platos como el arroz con espardeñas y pimiento morrón verde o el agua de mar y clitoria. Cuesta 189 euros (el menú más corto sale por 150).

¿Que no puedes ir a probar este menú? No pasa nada, porque Balam y Ruscalleda siempre tienen novedades a punto de estrenar. Dentro de poco servirán uno que han bautizado como ‘Juegos Olímpicos’ y otro llamado ‘Las maravillas del mundo’. En la línea de inventar menús temáticos, como hicieron en su día con el de ópera.

Moments. Paseo de Gràcia, 38. Barcelona. 93 151 87 81.


El catalán tradicional: Petit Comitè

Petit Comitè reabrió en abril bajo la dirección de Nandu Jubany pero, hace muy pocos días, su gran amigo Carles Gaig ha tomado el relevo. El de Calldetenes tiene tantos proyectos en marcha que no podía hacerse cargo de este. Así que podemos hablar de novedad, aunque relativa. Porque el restaurante sigue sirviendo cocina catalana tradicional de muchos quilates. Pero con el sello de Gaig, para resumirlo.

Solo sigue en carta la coca de foie gras caramelizado de Nandu, y lo demás lleva su firma. Veamos: xató, macarrones de cardenal, morro de bacalao, fricandó, canelones (toda una institución en Barcelona), macarrones de cardenal, arroz de pichón y ceps, pies de cerdo rellenos de confit de pato…

Petit Comitè. Pasaje de la Concepció, 13. Teléfono: 936 33 76 27.


El ampurdanés de referencia: Castell Peralada Restaurant

Otro restaurante que nos gusta mucho y que también tiene una estrella Michelin es Castell Peralada Restaurant, que levantó la persiana el 14 de mayo. Para celebrar la rentrée, lo hace con un nuevo menú degustación y una carta con numerosas novedades que reinterpreta la rica tradición culinaria del Empordà (¡esos mar y montaña, mmmm!) de forma creativa y con propuestas vanguardistas. No en vano, el chef Xavier Sagristà y el jefe de sala y sumiller Toni Gerez triunfaron en El Bulli y en Mas Pau antes de ir a exhibir su magisterio a Peralada.

Toma nota de lo que puedes jalar allí y que es nuevo: buñuelo de boquerón en vinagre, pies de cerdo con cigalas, bogavante del país con menjar blanc de lima y coral, cremoso de almendras con gambas de Roses y ajo negro, salmones con tartar de algas… Pero no olvides pedir los quesos del carro que conduce Toni, que maneja 300 variedades. Algo que en pocos sitios podrás disfrutar. Sirven cenas los jueves y comidas y cenas de viernes a domingo.

Castell Peralada Restaurant. Sant Joan, s/n (Peralada, Girona). Teléfono: 972 52 20 40.


El nikkei ‘top’: Ají

La cocina nikkei de calidad a buen precio andaba un poco huérfana en Barcelona porque Ají estaba cerrado desde el 15 de octubre. Pero por fin ha abierto y Alejandra Ormeño, la chef, ha regresado de su país natal, Perú, con muchas ideas para seguir manteniendo la distinción de Plato Michelin que tiene desde hace cuatro años. Sus platos, con productos de proximidad, son intensos y frescos: ceviches carretillero (de mariscos, con leche de tigre al ají amarillo y chicharrón de calamar), makis de fusión, el lomo saltado (cubitos de solomillo de ternera al wok con cebollino y soja), pulpo parrillero marinado en sake panca sobre quinoto al ají amarillo…

A tener en cuenta, ahora que hace buen tiempo, su terraza bajo el pez de Frank Gehry, que ha sido ampliada. Y ese menú de mediodía por 22 euros (a la carta, cuesta unos 35). Abre de martes a sábados.

Ají. Marina, 19-21. Teléfono: 93 511 97 67.


El tres estrellas Michelin: Àbac

Y en el regreso a la nueva normalidad no podía faltar todo un tres estrellas Michelin como Àbac. El restaurante de Jordi Cruz reabrió el 13 de mayo. Y lo hace recuperando el menú degustación con el que estaba celebrando, en 2020, el 20º aniversario del restaurante: Bloody Mary on the rocks, ostra escabechada en kombucha de manzana y setas conservadas, alioli de anguila ahumada, salmonete en escama con jugo de espinas asadas, hojas crujientes, puré de alcachofa y curry verde, pichón asado servido con escabeche y romesco de zanahorias…

Si en la parte gastro no hay novedades, sí lo hay a nivel de sala. La terraza también se ha habilitado como comedor. Un lujo que se acompaña de otro bonito detalle: en el jardincito han plantado una nueva escultura, ‘Miracel’, de Jordi Díez Fernández. De momento, ha comenzado abriendo de miércoles a domingo, y es probable que a finales de junio acoja a los comensales durante toda la semana.

Àbac. Avenida del Tibidabo, 1. Teléfono: 93 319 66 00.


La pizzería coqueta: Nonna Maria

Nonna Maria, la que probablemente fue la pizzería más diminuta de Barcelona se trasladó meses antes de la pandemia a un local más cómodo, en el hotel Meliá Sarriá. Pero el establecimiento estuvo 13 meses cerrado. El hotel acogió en los primeros meses de pandemia a enfermos de coronavirus, luego se cerró y en abril reabrió para alojar a los tenistas que participaron en el trofeo Godó. El 26 de abril reabrió al público general.

Por fortuna para los fans de las pizzas de calidad y los gourmets en general, Jerome Quilbeuf y Rie Yasui también han vuelto al ruedo con sus creaciones originales y sabrosas. Y siguen invitando a un chef amigo para que se invente una pizza a su gusto, que venden durante un mes. En junio, la primera de esta nueva etapa es la de Rafa Zafra (Estimar), con chipirones.

Nonna Maria. Avenida de Sarrià, 50. Teléfono: 93 444 57 69.


La terracita de hotel: Chiringuito (Casa Bonay)

Esta terracita acogedora en la azotea del Hotel Casa Bonay, en la que apenas cabe una treintena de personas, cerró en septiembre del año pasado y ha vuelto en mayo. Celebrémoslo, pues, alzando una copa de vino (aquí tendrá que ser natural, como manda el sumiller, David Amat) y brindando por el regreso.

Para comer, una carta representativa pero reducida de la que se puede disfrutar en Bodega Bonay, a ras de suelo. Todos los platos calientes pasan por la robata (parrilla japonesa): panceta marinada en soja, anguila marinada en soja y acompañada con una ensaladita de col, entraña con chimichurri, alitas de pollo con salsa teriyaki… También hay platos fríos como la ensalada de tomate, la burrata con carpaccio de alcachofas y los puerros al pesto. Abre cada día, pero los laborables de 18.00 a 23.00 horas y los fines de semana durante mediodías y noches.

Chiringuito de Casa Bonay. Gran Via de les Corts Catalanes, 700. Teléfono: 93 545 80 70.


El barcelonés de éxito: Betlem

Otro que ha estado cerrado una eternidad: 14 meses porque las restricciones del estado e alarma hacían inviable la reapertura: solo cuatro personas en el interior, solo un par de mesas en la terraza… Imposible. Ahora que tienen más aforo disponible vuelven por todo lo alto. Es decir, con sus platillos preñados de sabor que tanto éxito tienen: la ensalada de arenque ahumado y puré de apionabo, las tortillas de ‘ceps’ y butifarra negra y de bacalao, espinacas y ajos tiernos, el pulpo a la brasa con escalivada (acaso el mejor pulpo de Barcelona), la pluma ibérica con patata enmascarada, el canelón de cerdo ibérico

Ahora, Betlem ha pasado a manos de Grup Confiteria (Paradiso, Dr. Stravinsky, La Confiteria, El Maravillas, Bar Muy Buenas, Michigan, Coctelería Canalla, Bolero Bar) pero la línea gastronómica es la misma. De hecho, el chef, Víctor Ferrer, es el mismo. Así que todos felices en esta esquina del Eixample derecho.

Betlem. Girona, 70. Teléfono: 93 265 51 05.

Ferran Imedio

En los últimos dos años ha visitado más de 300 restaurantes, pero su colesterol sigue en niveles normales. Esta rareza sin explicación biológica le permite seguir escribiendo sobre gastronomía en 'Cata Mayor', el canal especializado de 'El Periódico de Catalunya', y en 'On Barcelona', la sección de ocio del mismo diario. Antes, había sido responsable de la sección de Gente, donde ya contaba qué se cocía y qué se comía por ahí.

MÁS SOBRE: Barcelona | Restaurantes |
PARTNER:
Recibe nuestras novedades cada jueves en tu buzón, sobre bla bla bla.

    He leído y acepto la política de privacidad